Saltar al contenido.
Anuncios

Hago UBER , soy taxista


Por Germán Carías hijo

En una especie de encantamiento millones de personas acuden a la plataforma digital de UBER a trabajar. La novel compañía que ha revolucionado la industria de los taxis atrapa al postulante enmascarando la realidad. Les ofrecen autos último modelo con el compromiso de convertirse en esclavos del volante. Borran de sus mentes la palabra que se ha vuelto despectiva “taxi” y en un vocablo más moderno el usuario diga “yo hago UBER”.

En este reportaje nos inmiscuimos en la vida de diferentes choferes de UBER. Utilizamos el servicio que objetivamente supera al ofrecido por las compañías de taxis. Pero a medida que fuimos indagando nos dimos cuenta que surgía un malestar generalizado entre los “uberistas”. La tarifa que cobra la empresa digital está muy por debajo de los precios establecidos. Lo costoso de la gasolina, las millas que le tienen que hacer a los autos los desvaloriza de manera dramática y si agregamos refacciones o mantenimiento, lo que se gana en UBER es un sueldo que coloca al profesional del volante en la categoría de trabajador paupérrimo.

Entrelazando vivencias y sueños Carlos Camargo relató sus desventuras.

— Tengo que manejar desde las 8 de la noche hasta las 9 de la mañana para pagar mi carro 2016. Oye “brother” me toca levantar cualquier cantidad de borrachos, algunos más despistados te dejan buena propina en efectivo o a veces olvidan cosas de valor que luego yo revendo. Lo peor es si te topas con afroamericanos racistas que tratan a los latinos como basura, la verdad pasas un mal rato y maldices tu trabajo.

Con melancolía se acordó de su arribo a Miami.

— Amigo yo llegué “mojado” a este país ( término utilizado por los inmigrantes para decir que pasaron a pie el río Grande que separa a México de los Estados Unidos) . Tenía grandes sueños y darle una vida decente a mi familia, pero con este trabajo ni los veo porque me la paso al volante de mi carro del año. Soy guatemalteco a mucha honra, espero dejar en alto mi gentilicio.

Y culminó con un baño de realidad.

— Ayer llevé a un pasajero a Hollywood en el condado de Broward de Florida. Le metí al coche 39 millas y cobré 21 dólares pero lo peor fue que regresé sin pasajeros a Miami tuve que asumir los gastos del peaje del Turnpike (autopista que une Orlando con Miami). Y el colmo fue compañero que el pasajero había tomado la tarifa “UBER Pool” ,  una nueva modalidad para compartir el viaje con otras personas. Los de UBER no hayan que inventar para poner las tarifas más económicas. El perjudicado es uno que cobra una miseria.

La premisa de la compañía UBER es que el pasajero se sienta que viaja con un amigo. Es decir, un vecino que te lleva a donde tu necesitas en su automóvil, hasta ese punto todo luce fantástico pero quien hace el trabajo no lo está pasando bien.

Averiguamos como UBER financia los nuevos vehículos. Existen dos empresas afiliadas a ellos, Bama Leasing y Xchange Leasing, que bajo la modalidad estadounidense de lease (alquiler) los choferes de UBER tienen acceso a obtener un carro así su crédito sea menos que perfecto. La primera cobra 160 dólares a la semana y la segunda 220. Es un pago fuerte para una persona que tiene que pagar alquiler de vivienda, utilidades en la casa como luz, Internet y cable, además de la comida y gastos de los hijos.

Supongamos que el “taxista de UBER” escoge a Bama Leasing, entonces, le tocaría pagar 640 dólares al mes por concepto de vehículo, si su familia es de 3 un alquiler de vivienda de $1,300, en utilidades $400 y comida más gastos de hijo $800. Su carga total sería de 3,140 dólares más de $36,000 al año. Según las últimas estadísticas del condado Miami-Dade las familias latinas de 3 generan menos de $24,000 al año con empleo formal, porque UBER funciona con la modalidad de trabajador independiente.

Haciendo rabietas y golpeando el volante Rogelio García comenzó a hablar.

— ¡Cosa más grande caballero! …. En Cuba era taxista en bicicleta y sigo en lo mismo pero con carro nuevo. Óyeme consorte uno la pasa mal en este país allá en la isla no haces nada, beber y levantar jevas. Si te digo que hago en la semana mas de 70 horas manejando tú no lo creerías. Pero es la única manera de pagar el carro y que me quede algo, que tampoco es mucho.

Arreglando el retrovisor enfocó mi rostro y enfatizó.

— ¡Ñoooo! ….. Clase de vaina es quedarse sin patria compadre. Aunque te digo “men” yo al tener la residencia me regreso a La Habana y  guardar dólares allá, yo siempre voy a ser cubano a mi me importa nada los Estados Unidos.

Y con la mirada nublada rememoró su niñez.

— La época más feliz de mi vida fue cuando niño. Mis padres me hacían olvidar nuestra pobreza con mucho amor. Tenía muchos amigos  que jugábamos  pelota. Fui bueno en beisbol pero por una cosa o la otra no pude dedicarme a ser profesional. Ahora me la paso compartiendo en este carro que ni mío es con extraños, a mi familia no la veo.

García finalizó acomodando sus anteojos.

— ¡Yo hago UBER! ….. no joda lo que soy es taxista.

Se entrevistaron a 20 choferes de UBER de los cuales 10 alegaban que el sueldo no les alcanzaba, 5 decían que solamente podían pagar el carro y sus esposas los ayudaban con los gastos de la casa, y 5 decían sentirse bien porque manejaban un carro nuevo algo que no pudieron hacer nunca en su país de origen. Se cambiaron los nombres de los interlocutores protegiendo su identidad.

Los choferes de UBER deben trabajar muchas horas para cubrir sus gastos.

Los choferes de UBER deben trabajar muchas horas para cubrir sus gastos.

Anuncios
Todavía no hay comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: