Saltar al contenido.

Franklin Virgüez fue, es y será Eudomar Santos

Franklin Virgüez.

El gran actor venezolano, Franklin Virgüez, convivía en su interior con una vorágine de pasiones porque le tocó mirar de cerca la pobreza. Pero como el mismo nos relata, el cariño de su abuela Mamola le enseñó desde temprano a enfrentar la vida sin limitaciones. Virgüez fue quien le dio fuerza al personaje Eudomar Santos que sin dudas lo acompañará por siempre

Por Germán Carías hijo

Al son de las rockolas

Franklin Virgüez nació en Barquisimeto en el año de 1953 y vivió en la calle 33 frente al estadio Olímpico donde jugaban Los Cardenales de Lara, por eso el talentoso actor y periodista es un enamorado del beisbol.

— La calle 33 estaba en las afueras de la ciudad y era la carretera que daba salida hacia Carora, El Tocuyo y el occidente del país. En esos senderos de tierra fueron construidos espaciosos burdeles y botiquines. Nosotros teníamos la única vivienda con agua potable, así que mi abuela Mamola hacia las empanadas y yo llenaba los pipotes del vital liquido para venderlos a locha.

Y siguió evocando vivencias.

— Mientras hacia mi recorrido las rockolas de los lupanares amenizaban el día. Pedro Infante, Jorge Negrete, Julio Jaramillo, Orlando Contreras y Sonia López con la Sonora Santanera entre otros sonaban una y otra vez. Yo aprendí a querer esa música.

De mensajero a reportero gráfico

Virgüez tuvo que emigrar a Caracas la capital de Venezuela para hacerse de una mejor vida. Sus comienzos para alejarse de las malas juntas del 23 de Enero fueron como mensajero del vespertino El Mundo. Con tozudez y esfuerzo aprendió los secretos del revelado y las técnicas de la fotografía, lo cual le enseñaban sin egoísmo los reporteros gráficos de la Torre de La Prensa.

— Los periodistas me daban propinas por buscarles cigarrillos , café y arepas de cochino en la bodega del asturiano Gervasio. A mi me gustaba una muchacha del periódico y quería invitarla a bailar. Necesitaba más dinero. Me hice fotógrafo del rotativo.

Los recuerdos se aglomeraban en su cabeza para seguir con su relato.

— No sólo la chica salió conmigo también nos casamos. Pero ya despuntaba en la Cadena Capriles en mi rol de reportero gráfico. Fíjate que tuve una foto de primera página emblemática, fue cuando llevaron a los tribunales a Omar Cano Lugo (el chino) del sonado caso Vegas. Tomé la instantánea desde el ángulo correcto y con la resolución adecuada, la misma se comentó mucho porque parecía que el juez se arrodillaba ante Cano. Casualidades de la vida luego interpreté al Chino Cano en la película Cangrejo.

La vida te da sorpresas

A Virgüez lo vieron en plena faena en un hospital y lo invitaron a participar en la televisión. Luego con mística y profesionalismo estudió en la escuela superior de artes escénicas “Juana Sujo” donde aprendió el “abc” de la actuación.

Franklin se dio a conocer en la televisión venezolana en 1977 con la telenovela “La Zulianita” de Delia Fiallo, quien inmediatamente se convirtió en el hada madrina del versátil actor.

— Yo sabia que tenía mi guaguancó. Pero para ser galán de telenovelas no me visualizaba. La vida siempre te da sorpresas. Me llamaron para hacer casting en Venevisión, y todo, gracias al periodista Jesús Bistindui que siempre me animó para entrar en la televisión.

Hay un Eudomar Santos en tu camino

Franklin Virgüez ha trabajado en más de veinte telenovelas, ocho películas y 30 obras de teatro. Pero sin lugar a dudas el personaje que lo catapultó al estrellato y que siempre vivirá arraigado en la memoria de los venezolanos es Eudomar Santos. Es difícil disociar a Virgüez de Santos. Son tal para cual.

En realidad no sé a quien entrevistamos. Entendemos que los actores usan sus vivencias para construir sus personajes. Pero Franklin y Eudomar parecen uno sólo. A Virgüez le tocó el papel de Eudomar Santos en la famosa telenovela “Por Estas Calles” de Ibsen Martínez, la misma fue tan popular que estuvo dos años al aire y aunque sus protagonistas eran Alejandra Martín y Aroldo Betancourt, quienes se convirtieron en los dueños de la trama fueron Franklin Virgüez y Gledys Ibarra

— Eudomar y yo nos parecemos en que somos luchadores no nos dejamos intimidar por nadie. Y nos diferenciamos por qué yo si logré mi meta. Trabajo en lo que me gusta, estoy felizmente casado y me gradué de periodista en la Universidad Central de Venezuela.

Y siguió entretejiendo espacios.

— En Nueva York me conseguí en un restaurante con el difunto ex presidente de Venezuela, Carlos Andrés Pérez quien con voz autoritaria me increpó, ‘Ustedes con su telenovela me causaron un daño’. Te digo era un hombre que intimidaba. Yo mantuve el aplomo y le contesté que yo solamente actuaba, no era el autor del libreto. A Eudomar nunca le hubiera pasado eso aunque siempre está en mi camino.

Nos despedimos de uno de los actores más queridos en Venezuela por la humildad que lo caracteriza. Franklin siempre será parte de la historia de nuestro país, porque supo transmitir con su trabajo el sentimiento de un pueblo entero. Hoy que estamos muchos en el exilio con él nos satisface reencontrarnos con Eudomar, perdón con Virgüez. Ahora seguimos juntos pero por estas calles de Miami.

Franklin Virgüez.

Franklin Virgüez.

De izquierda a derecha Franklin Virgüez, Germán Carías hijo, Juan Vené y el grandeliga Luis Salazar.

De izquierda a derecha Franklin Virgüez, Germán Carías hijo, Juan Vené y el grandeliga Luis Salazar.

Todavía no hay comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: