Saltar al contenido.

Liga BBVA de España arranca en agosto 24 con el Atlético de campeón y el Real Madrid de favorito

La escuadra del Real Madrid posa con el trofeo de la Súper Copa de Europa que obtuvieron tras derrotar al Sevilla en el estadio de la ciudad de Cardiff, Gales el 12 de agosto de 2014. (Foto de AP/Kirsty Wigglesworth)

BARCELONA, España (AP) — La envidia entre vecinos no escapa al fútbol y el Real Madrid se ha tomado muy en serio la reconquista de la liga española, que cayó el pasado año del lado del Atlético de Madrid, para decepción tanto del gigante blanco como el anterior campeón Barcelona.

El torneo, que venía siendo cosa de los dos colosos desde la campaña 2003-2004, consagró finalmente al “Pupas” como equipo a tener en cuenta, y el técnico argentino Diego Simeone y sus hombres parten con estatus de firmes candidatos en el incipiente campeonato, que arranca el sábado.

Pero el cartel de favorito recae en un Madrid liberado tras el mal trance que supuso la anterior etapa del técnico José Mourinho, confortado con la conquista de su décima Copa de Europa y reforzado en el mercado con lo mejor del panorama internacional.

El Barsa, también ilusionado por el arribo de una gran figura como el uruguayo Luis Suárez, busca olvidar una campaña sin grandes títulos por vez primera en seis años, aunque más bajo el prisma de una necesaria renovación que deberán encauzar algunos veteranos del glorioso ciclo anterior.

Luis Enrique, ex jugador azulgrana y referente de la hinchada por su fuerte carácter, es el encargado de liderar la ofensiva y conseguir que el argentino Lionel Messi, el brasileño Neymar y Suárez, sancionado sin jugar hasta el 24 de octubre, mezclen su desbordante talento para generar un cóctel explosivo en ataque.

Su predecessor, el argentino Gerardo Martino, no consiguió sacar lo mejor de los dos primeros y falta por ver si las lagunas defensivas se corrigen con el arribo del timonel asturiano, quien también pregona alta intensidad en la presión de sus delanteros pero deberá convencer a sus astros de que tal esfuerzo les conviene.

El chileno Claudio Bravo y el alemán Marc-André ter Stegen, ambos recién llegados, se disputarán un arco que el emigrado Víctor Valdés defendió con uñas y dientes en sus 12 campañas bajo el pesado foco del Camp Nou. Y las dudas perduran atrás, donde aparentemente ya no figurará el argentino Javier Mascherano, devuelto al mediocampo; aunque su reemplazo, el francés Jeremy Mathieu, fichado del Valencia, sea también un lateral reconvertido a central. Otro candidato es el belga Thomas Vermaelen, de rendimiento irregular en el Arsenal.

Si de refuerzos se trata, ningún equipo del mundo puede presumir más que el Madrid, donde se vislumbra una nueva época dorada liderada por el técnico Carlo Ancelotti e iluminada en la cancha por la clarividencia del alemán Toni Kroos y la fantasía del colombiano James Rodríguez. Los madridistas antojan una combinación demoledora que marque estilo y los más optimistas esperan que el dúo tome el relevo del fútbol de alta escuela que plasmaron en el Barsa ilustres como Xavi Hernández y Andrés Iniesta, cuya llama parece apagarse.

La pólvora del Madrid seguirá siendo patrimonio de Cristiano Ronaldo, máximo goleador el pasado ejercicio; y en menor medida Karim Benzema y Gareth Bale, quien amenaza con explotar en su segundo año, una vez completada la pretemporada a nivel físico óptimo. La competencia en el arco entre el costarricense Keylor Navas, llegado del Levante, e Iker Casillas también debería resultar beneficiosa.

Más leña al fuego seguirá echando el Atlético, campeón vigente aunque nuevamente camuflado de comparsa. Los rivales están en aviso ante el equipo del aplaudido Simeone, por mucho que la diáspora de sus tres principales delanteros, Diego Costa, David Villa y Adrián López, haya obligado a un cambio de cromos de incierto resultado. ¿Podrán el croata Mario Mandzukic, fichado del Bayern Munich, el francés Antoine Griezmann (Real Sociedad) y el mexicano Raúl Jiménez (América) adaptarse al exigente esquema del “Cholo”? Y la consecución de goles no preocupa tanto como el intento por evitarlos sin la alargada figura de Thibaut Courtois, quien regresó al Chelsea.

Cierto que si Jiménez logra parecerse más a Hugo Sánchez que a Luis García, los otros dos mexicanos en vestir la camiseta rojiblanca, el Atlético quizás logre añadir algún trofeo más al palmarés de Simeone, quien suma cuatro desde su incorporación en 2011.

Villarreal cuenta con dos de los ocho mexicanos de la liga con los hermanos Dos Santos, Giovani y Jonathan, reunidos por primera vez en mismo club; y el “Submarino Amarillo”, clasificado sexto el año pasado, bien podría emerger de entre los principales candidatos a copar plazas europeas si jóvenes talentos como los argentinos Nahuel Leiva y Luciano Vietto, ex de Racing, confirman su enorme potencial.

Pese al traspaso del organizador Ander Herrera al Manchester United y su estricta política de jugar con futbolistas regionales, el Athletic de Bilbao debe figurar nuevamente entre los grandes gracias al buen hacer de su estratega Ernesto Valverde.

La Real logró retener al también mexicano Carlos Vela, pero perdió a Griezmann y Bravo y apenas se reforzó, mientras que el Valencia vuelve a ser una incógnita: capaz de crecerse en el caos más absoluto, presenta nuevo dueño, entrenador y proyecto ambicioso con la ansiada finalización de su nuevo estadio. Pero la filosofía futbolística cuesta de adivinar.

Sevilla siempre tiene clara su rentabilidad con ventas altas y compras a la baja que suelen cuajar. En esta ocasión, Unai Emery contara con dos perlas cedidas por el Barsa: Denis Suárez y Gerard Deulofeu. Además del colombiano Carlos Bacca, garantía de gol.

El también mexicano Guillermo Ochoa sustituye al argentino Wilfredo Caballero en el arco del Málaga, y su compatriota Héctor Moreno, lesionado, no iniciará la campaña con el Espanyol, donde ya no está el timonel Javier Aguirre. El potencial de ambos conjuntos es disminuido, pero también teóricamente el riesgo de descenso en una liga cada vez más desequilibrada con numerosos modestos como Granada, Elche o los recién ascendidos Eibar, Córdoba y Deportivo La Coruña.

En esa lucha, el Levante quedó seriamente perjudicado por el traspaso de Navas y el Celta de Vigo buscará repetir su meritorio noveno lugar a manos de apenas el segundo técnico latinoamericano de la competición: el argentino Eduardo Berizzo.

La escuadra del Real Madrid posa con el trofeo de la Súper Copa de Europa que obtuvieron tras derrotar al Sevilla en el estadio de la ciudad de Cardiff, Gales el 12 de agosto de 2014. (Foto de AP/Kirsty Wigglesworth)

La escuadra del Real Madrid posa con el trofeo de la Súper Copa de Europa que obtuvieron tras derrotar al Sevilla en el estadio de la ciudad de Cardiff, Gales el 12 de agosto de 2014. (Foto de AP/Kirsty Wigglesworth)

Todavía no hay comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: