Saltar al contenido.

¿Cómo comprar un automóvil en Miami sin ser estafado? Artículo 7

21995_620

Ahora la cibernética se apoderó de todos los negocios

Por Germán G. Carías

En nuestro entrenamiento de vendedores de automóviles. Nos faltaba el departamento de Ventas por Internet. El Gerente que manejaba el sitio era un hombre de edad indeterminada. Porque cuando uno ve un joven uno sabe calcular los años que tiene, igualmente si se trata de un anciano, pero un individuo cuyo rango de edad oscila entre 40 a 50 años, es una tarea difícil.

Paul Porcel era un señor con una calvicie prominente y nariz aguileña. Su mandíbula cuadrada irradiaba autoridad. Su verbo era fluido y era capaz de hacerte vivir lo que relataba. Pocos tienen esa capacidad en su oratoria. Su voz retumbaba en las oficinas y tenia un “Tic nervioso”. Sus parpados se abrían y cerraban incesantemente cuando remataba una oración, para darle mayor énfasis a su relato.

Nos dieron primero un recorrido por las instalaciones. Vimos 10 oficinas equipadas con computadoras de última generación, teléfonos digitales con audífonos HD, y por supuesto, escritorios con butacas ejecutivas. En el centro una mesa redonda con 10 puestos y al lado izquierdo una pizarra acrílica. Me llamó la atención que la sala de reuniones no fuese cerrada.

Porcel nos llevó a su oficina y nos dijo que nos paráramos detrás de él. La butaca era lo único que se interponía entre el Gerente y nosotros. Los tres teníamos visibilidad de la pantalla del computador de Paul. Nos enseñó una página que capturaba información de personas que querían comprar un auto.

– La compañía gastó muchos dólares en este sistema de alta tecnología. Nosotros sabemos quien entra en nuestra Web. También tenemos un captador de número telefónico, correo electrónico, dirección, nombre del cliente. Así que luego los vendedores hacen su trabajo llamando a los posibles compradores. Nos explicó eufórico Paul.

Acá quien no vende es porque es tonto. Después solamente tenemos que acorralar al cliente, hasta que nos compre. Ya sabemos que tiene la intención de hacerlo sino no hubiesen dejado sus datos. Culminó Porcel pestañeando incontinentemente.

Mientras veíamos extasiados el “atrapa moscas cibernético”. Judith Carrigan entró a decirle a Paul que acababa de llegar a su turno. Carrigan era una voluptuosa mujer y de cuerpo curvilíneo. Su voz era muy sensual y causaba un efecto “Paulov” en los hombres que la escuchaban.

Paulov fue el Psicólogo que realizó la investigación del aprendizaje acondicionado. Su célebre estudio del perro al cual le tocaban la campana y salivaba porque sabia que venia la comida. Es conocido mundialmente.

Carrigan hablaba y les aseguro que más de uno tenia el mismo comportamiento canino. Dejó una estela de perfume en la oficina llena de hombres y su vestido ceñido a su silueta nos dejó pensando maliciosamente. Nos la presentaron pero no recuerdo que nos dijo. El vendedor de tumbas Fernando quedó literalmente sin palabras, algo inimaginable, y Gerson giraba sobre su propio eje simplemente porque no había espacio.

– Señores, Judith es mi mejor vendedora. El mes pasado vendió 15 unidades. Pero claro acuérdense que como son capturados por nuestro sistema la comisión es el mínimo. Ahora la cibernética se ha apoderado de todos los negocios. ¿Verdad? Parecía un semáforo descontrolado Paul Porcel.

21995_620

Todavía no hay comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: