Saltar al contenido.

¿Cómo comprar un Automóvil en Miami sin ser estafado? Artículo 6


Por Germán G. Carías

Tumba catao y pon quinqué brother, yo soy el duro de los carros

Existe una diferencia abismal entre comprar un automóvil nuevo y uno usado. Claro nos llevamos a casa un carro que solamente vamos a usar desde la primera vez nosotros. También porque tenemos la garantía del fabricante. Por último el olor de un vehículo nuevo es irrepetible.

A la hora de vender carros la diferencia igualmente es enorme entre uno usado y uno nuevo. El automóvil nuevo viene con el MSRP, el cual explicamos en artículos anteriores, y los márgenes de hacerle profit son bajos. Pero al vender vehículos usados los vendedores tienen una gran posibilidad de ganar dinero. Y claro, de que el cliente salga trasquilado.

Para nuestro entrenamiento en la sección de carros usados, fuimos llevados con Gonzalo Blum, un manager de aquilatada experiencia en el arte de vender los coches de uso. Blum es un hombre con una mirada acusadora, de aquellas personas que parecen dudar de todo, pero hablaba con una seguridad pasmosa sobre el tema.

– Señores para vender un automóvil usado, lo primero que tienen que saber y no olvidar, que el precio es relativo. Ustedes tienen la facilidad de jugar con el costo de la unidad que quiere llevarse el cliente, rió a mandíbula batiente Gonzalo.

Los vehículos usados no vienen con MSRP y tampoco se les coloca precio. Existen concesionarias de automóviles que si se lo colocan, pero se están poniendo un cuchillo en la garganta a la hora de negociar, continuó explicando Blum.

El entrenamiento de carros usados, era por así decirlo, enfrentarse a los temores de mentir al comprador viéndole a los ojos. Sabemos que el auto fue recibido por un precio irrisorio, cuando el cliente compró un vehículo nuevo y entregó su automóvil usado como parte de pago, y ahora lo estamos ofreciendo a un precio exorbitante luego de lavarlo y encerarlo, lo cual es la única refacción que se le hizo en los talleres del dealer.

Fernando se sentía como pez en el agua en el entrenamiento leonino, él venia de vender servicios funerarios y urnas, cuando los familiares están desconsolados por la perdida del ser querido, y el profesional de la venta tiene que hacer que se lleven lo más caro.

Gerson era Mormón y creía en sobrevivir ayudando al prójimo, su percepción del entrenamiento que recibía, lo hacia sentirse incomodo consigo mismo. Claro era un “curso” para estafar legalmente. Todo lo que estaba aprendiendo le hacia cambiar sus convicciones, era joven e inexperto.

– El negocio del automóvil usado es apasionante, porque el que compra cree que lo estamos ayudando. El cliente viene por un carro usado ya que su crédito es malo y necesita un carro para movilizarse en Miami. Nosotros le conseguiremos ese vehículo y seremos Papá Noel para ellos. Así que sin miedo denle para arriba a los precios y se llevarán una jugosa comisión a casa, enfatizó Gonzalo.

El ambiente de los carros usados está lleno de personajes irrepetibles, los podríamos considerar un disfraz, son individuos que quieren proyectar éxito y profesionalismo. Pero es solamente una fachada para conseguir la venta del vehículo. Sus pasos son ensayados una y otra vez en los cursos de venta, así como los actores preparan un rol o papel para el teatro, los parlamentos, poses, vestimenta, y por supuesto el carisma rebosante.

Así conocimos a Federico. Un individuo enano y enjuto que cuando hablaba gesticulaba con unas manos huesudas y amarillentas. Tenia un problema crónico de halitosis, lo cual lucia inverosímil, que no afectara su performance como vendedor. Su vestimenta era extraña, por no decir otra cosa, sus camisas parecían haber salido de una botella y sus pantalones de estar tan altos dejaban al descubierto unas medias blancas eternas con cualquier atavío.

– Miren muchachos. La venta de automóviles es un negocio bello y que genera grandes beneficios. Solamente tenemos que hacer las cosas como nos las enseñan y de seguro triunfarán. Los escrúpulos déjenlos en la casa. Tumba catao y pon quinqué aseré, sentenció Federico, aunque fue difícil mantener el rostro viendo al interlocutor.

PHP4D713ECC60AEA

Anuncios
Todavía no hay comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: