Saltar al contenido.
Anuncios

¿Cómo comprar un automóvil en Miami sin ser estafado?


Por Germán G. Carías

Emulando a uno de los precursores del periodismo de investigación, mi Padre Germán Carías, fuimos más allá de la noticia en el enrevesado mundillo de la venta de automóviles en Miami.

Para lograr este reportaje fuimos a buscar trabajo de vendedor de autos. Conseguimos empleo en 3 diferentes concesionarios de vehículos o Dealers como se les conoce en el Sur de la Florida. En cada uno nos sometimos al entrenamiento de ventas, el cual enseña al aprendiz a sentirse cómodo con el nuevo trabajo.

Estuvimos tres meses en cada uno de los Dealer y luego renunciamos alegando que iríamos a un mejor empleo. Dejamos las puertas abiertas con los patrones, porque uno nunca sabe que pueda pasar en el futuro y, a lo mejor terminemos trabajando de vendedor de autos debido a la situación económica mundial.

Aunque les confesamos, que hay que tener pocos escrúpulos a la hora de vender carros, porque se trata de un empleo que busca engañar al consumidor. Y las compañías fabricantes de autos gastan dinero en hacer de los vendedores “estrellas de la manipulación”, para que se sientan bien consigo mismos.

Entregaremos en 10 artículos, uno cada jueves, todas las experiencias acumuladas, para que a la hora de comprar un automóvil, ustedes tengan el conocimiento y puedan salir con su vehículo sin ser estafados. Hoy nuestra primera entrega.

Primer artículo

Nuestro trabajo es ganar dinero. ¿Y cuál es el problema?        

Eran las 9 de la mañana. Llegamos diez minutos antes para causar buena impresión a los jefes, quienes en el mundo de los Dealers son conocidos como Managers o Daddy. Es decir, Gerentes o Papacitos en español.

– Buenos días,vengo a comenzar el entrenamiento de ventas. Miré y sonreí amablemente al Gerente. Un gordo con reflejos amarillos en el cabello trajeado de cuello y corbata, pero con un gusto espantoso a la hora de combinar su atuendo.

– Buenos días. Mientras llegan todos. Quiero que te des una vuelta por el lote de carros y te vayas familiarizando con los modelos. Dijo con firmeza Ray, luego de verificar mis datos como nuevo empleado de la concesionaria.

Primero decidí caminar por el Show Room o Sala de Exhibición, la cual se encuentra bajo techo. Aunque aprendería después que el vendedor de carros debe someterse al inclemente sol de Miami al descampado, sin una gota de sombra que le cobije.

Los automóviles tienen un sticker o calcomanía adherida en los vidrios, en la cual viene la información completa del carro. También en la misma pude leerse el precio sugerido por el fabricante. Aunque aprenderíamos, que como vendedores profesionales, no debemos empezar nuestra venta con ese monto.

Al estar inspeccionando el lugar y leyendo la información de los diferentes modelos de autos. Apareció un personaje de corta estatura, calvo, lentes negros, barrigón y fumando incesantemente. El sujeto mantenía un verbo inclemente, era sin lugar a dudas, un hombre dedicado a las ventas.

¿Vienes al curso de ventas? Cuestioné al hombre.

– Si. Mi nombre es Fernando. Fui vendedor de servicios fúnebres y tumbas, la cual considero la venta más difícil que hay. Además te digo que siempre estuve buscando un trabajo como este, bla, bla,bla.

Por suerte fuimos interrumpidos por un señor mayor de muy malas pulgas, quien casi gritando nos espetó que debíamos entrar al Dealer. El anciano ni siquiera saludó obviando los mínimos modales y buenas costumbres.

Dentro de las instalaciones nos dirigimos a un salón de reuniones, el cual mantenía en sus paredes sendas pizarras con 20 nombres, que tenían dibujados con marcador al lado de cada uno cifras en color rojo y negro. Esos números le dicen a los Managers como va la venta de vehículos y los logros individuales de cada vendedor.

Ray nos presentó a Gerardo Contreras. Psicólogo egresado de la Universidad de San Juan, Puerto Rico. Había sido vendedor de vehículos durante muchos años y ahora se dedicaba a transmitir sus experiencias a los aspirantes al oficio.

Contreras lo primero que hizo al quedarse con nosotros, fue pasarnos una hoja para colocar nuestros nombres, hora, y firmas. Eramos tres los que estábamos en el curso, porque supuestamente los otros aspirantes habían claudicado sin empezar. Se esperaban 10.

-El curso durará tres semanas. Les voy a enseñar en ese tiempo como vender un automóvil. Pero empezaremos con una breve introducción que los guiará a través de su nueva profesión.

Contreras comenzó interrogándonos sobre nuestros antiguos trabajos. Claro, yo había elaborado una hoja curricular con datos de empleos falsos, los cuales supuestamente realicé en Venezuela. Ahora era un vendedor que había probado en diferentes áreas, pero que siempre había querido estar en la rama automotriz.

– Nuestro trabajo es ganar dinero, por lo cual no debemos sentirnos mal con eso, porque querer tener una vida cómoda, no es un delito. Tenemos que entender que nuestro nuevo trabajo consiste en ganarnos la confianza del cliente. Y debemos utilizar todas las herramientas que tengamos a mano, aunque algunas veces nos parezcan poco éticas. Hay que llevar la comida a la casa y la manera de hacerlo es que el cliente se lleve el vehículo. El fin justifica los medios. ¿Y cuál es el problema?

lote-autos

Anuncios
Todavía no hay comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: