Saltar al contenido.

Senado de EEUU aprobó reforma migratoria la cual beneficiará a 11 millones de ilegales

SenadoEEUU

 

Washington, Junio 27.-El pleno del Senado estadounidense aprobó el jueves por 68 votos a favor y 32 en contra una iniciativa de reforma migratoria que abriría un camino a la ciudadanía para la mayoría de los 11 millones de inmigrantes indocumentados que viven en el país.
La votación ocurió siete meses después del reinicio de conversaciones bipartidistas para redactar el proyecto. El acuerdo inicial se registró inmediatamente después de la reelección del presidente Barack Obama para un segundo mandato de cuatro años, en noviembre del año pasado. Ahora el proyecto será enviado a la Cámara de Representantes donde será debatido.
Horas antes de la votación final el pleno, también por amplia mayoría, había llevado a cabo un voto de procedimiento para incorporar la enmienda Leahy 1183 al anteproyecto de ley S. 744 escrito por el Grupo de los Ocho y que fue aprobada el miércoles con 67 votos a favor y 29 en contra.
La aprobación del plan S. 744 constituye un duro golpe al ala ultra conservadora del Partido Republicano en el Senado, pero anticipa una larga batalla ahora en la Cámara de Representantes controlada por la oposición.
Para conseguir los votos necesarios, el Grupo de los Ocho se vio forzado a ceder y aceptar una dura enmienda de seguridad patrocinada por republicanos como condición para convencer a los senadores indecisos.
La enmienda, patrocinada por republicanos John Hoeven (Dakota del Norte) y Bob Corker (Tennessee), fue pactada el miércoles de la semana pasada y persiguió seis objetivos clave: mejorar aspectos de seguridad contenidos en el plan de reforma S. 744, detener la andanada de enmiendas para congelar la iniciativa, conseguir el voto de detractores e indecisos, garantizar que el proyecto será aprobado, que incluirá un camino a la ciudadanía para millones de indocumentados y enviarle un mensaje firme a la Cámara de Representantes que la reforma cuenta con apoyo bipartidista.
La medida adicional agrega, entre otros, más de 20 mil agentes a la Patrulla Fronteriza, un presupuesto extra de unos $30 mil millones, implementación obligatoria del programa federal E-Verify para verificar el estado migratorio de los trabajadores (con una base de datos administrada por el Departamento de Seguridad Nacional –DHS-), construcción de 700 millas de vallas fronterizas, alta tecnología para vigilar la frontera y un sistema biométrico para rastrear a los extranjeros que ingresan y salen de Estados Unidos.
Con el aumento de personal de la Patrulla se estima que habrá 12 policías por cada mil metros de la frontera de 3,200 kilómetros que separa a Estados Unidos y México.
El proyecto S. 744 también incluye un camino a la ciudadanía para indocumentados que se encuentran en Estados Unidos desde antes del 31 de diciembre de 2011, pagan impuestos, carecen de antecedentes penales, entreguen sus huellas digitales al Departamento de Seguridad Nacional (DHS) y cancelen multas.

 

Se estima que la medida favorecerá a unos 8 millones de inmigrantes sin papeles de estadía legal.
El plan señala que quienes sean autorizados entrarán en un estado de inmigrante provisional (RPI) por espacio de 10 años, al término de los cuales podrán gestionar la residencia legal permanente y tres años después tramitar la ciudadanía. Los llamados Dreamers y trabajadores del campo tendrán una vía de acceso rápido y podrán conseguir la residencia en la mitad del tiempo.
Advierte que a los seis años como RPI deberán verificar nuevamente los antecedentes panales y cancelar una multa.
Durante el estatus provisorio, los favorecidos tendrán derecho a un permiso de viaje, una licencia de manejar y una autorización para salir y reingresar a Estados Unidos sin perder el derecho a la residencia.
La reforma migratoria será enviada a la Cámara de Representantes. El liderazgo republicano que controla esta instancia del legislativo ha dicho que debatirá su propia propuesta. La oposición se opone a la legalización masiva de indocumentados, proceso que tilda de “amnistía”.
Un grupo bipartidista integrado por cuatro demócratas y tres republicanos redacta en secreto un proyecto que, todo indica, incluirá un camino a la legalización de la mayoría de los indocumentados pero deja dudas si permitirá la ciudadanía.
A su vez, un grupo ultraconservador de la Cámara presiona para debatir el proyecto por partes. La semana pasada presentó al Comité Judicial una iniciativa que criminaliza la estadía indocumentada, un acto que en la actualidad constituye una falta de carácter civil. La enmienda fue aprobada por amplio margen en ese comité.
A mediados de diciembre de 2005 la Cámara aprobó el proyecto de ley H.R. 4437 del legislador James Sensenbrener, medida que criminalizó la estadía sin papeles y desató una oleada de protestas en los principales estados con alta concentración de hispanos. Las marchas recordaron el movimiento por los derechos civiles de la década de los sesenta liderados por el reverendo Martin Luther King, Jr.
En mayo de 2006 el Senado aprobó una versión distinta que incluyó una vía de legalización para millones de sin papeles. Ambas iniciativas fueron enviadas al Comité de Conferencia para que las armonizara, pero en junio el entonces liderazgo republicano canceló la instancia aduciendo razones de seguridad nacional.
Desde entonces la reforma migratoria no había tenido un escenario propicio para ser debatida y aprobada como hasta ahora.

 

SenadoEEUU

 

Todavía no hay comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: